Un año de pandemia

El 2020 fue el año que más ha marcado a la mayoría de quienes habitamos el planeta actualmente. El coronavirus desató una pandemia que nos obligó a replantear nuestro día a día de forma radical. Existen miles de enfoques bajo los que se puede observar el cambio de vida que se ha gestado en el último año. El tema de nuestras finanzas, no es la excepción. El tiempo en casa nos ha dejado varias lecciones alrededor de nuestras finanzas que conviene aprender y llevarnos a la ahora sí, “nueva normalidad”.

Ahorro para emergencias
La pandemia es una emergencia, pero no es la única con la que nos hemos encontrado -o nos vamos a encontrar-, ante un futuro incierto, la respuesta siempre es ahorrar. Un gran ejemplo de ello fueron los retiros por desempleo de las AFORES en 2020, al final, la gente pudo acudir a su ahorro para resolver en el momento, no es una solución permanente al problema, pero sin duda ayuda a sobrellevarlo.

Más allá de la AFORE, lo ideal es tener un fondo de ahorro extra destinado a cualquier tipo de emergencias. Y, al igual que con el retiro por desempleo de la AFORE, cuando lo usemos, hay que reponer ese dinero en cuanto sea posible. 

Prioridades: necesidades antes que deseos
Un evento como la pandemia obligó a voltear a ver nuestros gastos y ser más estrictos con ellos, lo que resultó en dar una mayor prioridad a nuestro consumo del día a día por sobre nuestros gustos -justo en las compras de Amazon o esas idas al cine-. A nuestras compras se añadieron más productos de limpieza o comida para hábitos más sanos y eso nos alejó de cosas no esenciales. Lo importante es librar los gastos necesarios de la mejor forma y no perder de vista ahorrar siempre que la situación lo permita, actitud que sin duda, debe quedarse con nosotros para el futuro.

Invertir en uno mismo siempre es la opción
Aunque puede sonar cliché la frase “invertir en uno mismo”, aplica en varios niveles. No importa si has podido hacer home office o si has tenido que salir -con medidas de cuidado- a tu trabajo, algo que dejó claro el 2020 es que nuestras actividades requieren de estar preparándonos constantemente – bienvenidos cursos y diplomados en línea- y adecuar nuestros espacios  -¿unas nuevas plantas o silla más cómoda para trabajar en casa no suenan mal, eh?- para hacerlo de la mejor forma, piensa en un seguro de gastos médicos como una inversión para ti o incluso, aportar a tu AFORE te asegura tranquilidad a futuro.

Consumir local nos hace más fuertes
Ya sabemos que has escuchado más de una vez que consumir local es lo mejor, pero vale la pena aterrizar de forma clara esta idea y destacar que tras un año de cuarentena, los beneficios de hacerlo se volvieron aún más evidentes.

Apoyar el comercio local permitió a algunos negocios sobrellevar la situación, adaptando sus precios y opciones de envío, beneficiando a familias de nuestra comunidad. Ojo, siempre lo mejor es comparar precios y calidad, para elegir los más acordes a nuestra situación (locales o de alguna cadena de tiendas), pero si se puede hacer local, qué mejor.

Somos vulnerables
Un día estamos bien, otro no sabemos… si alguna lección aprendimos es que nuestra vida puede llegar a ser frágil y ahora la valoramos más que nunca; aprendimos que cuidar de nosotros mismos es cuidar de todos, que sólo así llegaremos a nuestra edad madura sanos y salvos.

¿Qué otra lección te llevas a ese momento de la vida que nos gusta llamar como “cuando todo esto pase?”

Categoría: