Ahorro Formal e Informal

Sabemos que puedes y quieres ahorrar, ¿pero sabes que existen varios métodos de ahorro y cómo te benefician? En este artículo te vamos a hablar del ahorro informal y más detalladamente del ahorro formal. Dos tipos de ahorro que se diferencian por lo que hace tu dinero mientras está guardado.

  • Ahorro Informal

El ahorro informal es el más común, es cualquier forma que tengas de guardar efectivo que no te paga un rendimiento por ello, es decir, que no te genera más dinero. Algunos ejemplos son: la tanda, ahorrar bajo el colchón, las alcancías de cochinito, tener el dinero en tu casa, incluso los apartados de tu banca en línea. Este tipo de ahorro funciona muy bien para metas a corto plazo, cuando el dinero está destinado a gastarse de todos modos.

Si estás ahorrando para comprar algo como un horno eléctrico, un videojuego o lentes de sol para tus perrhijos, es normal guardar una parte de tus ingresos en las formas mencionadas anteriormente. Así puedes acceder a tu dinero fácilmente y cumplir esos objetivos.

 

  • Ahorro formal

El ahorro formal es cuando inviertes tu dinero de modo que te brinde rendimientos y en consecuencia, ganancias. Los medios formales invierten el dinero que guardas, y a cambio te dan un pago por ello. Así, con algo de tiempo, tendrás más dinero del que guardaste. Ejemplos de ahorro formal son: los Cetes (Certificados de Tesorería de la Federación), las AFORES (Administradora de Fondo para el Retiro), las cuentas de ahorro en los bancos y fondos de inversión.

¿Cómo se genera más dinero? No aparece de la nada, eso no existe. El dinero que tú aportas a estos instrumentos se invierte en proyectos de personas, gobiernos y empresas que lo necesitan para crecer. A cambio, ellos te lo devuelven con un pago adicional, o rendimiento. ¡Bienvenido al mundo de los inversionistas! Así, tu dinero genera más dinero y tú, puedes estar tranquilo viendo tu serie favorita en la comodidad de tu sala.

Además de pensar en un gasto inmediato, es muy necesario ahorrar pensando en destinar tu dinero para imprevistos como alguna emergencia médica o sucesos a muy largo plazo como tu retiro laboral. El ahorro formal permite que tu dinero trabaje para ti mientras está guardado. Esas ganancias ayudan a compensar la inflación, que ocurre inevitablemente y que afectaría una cantidad ahorrada por mucho tiempo de manera informal.

Ahora que ya sabes cuáles son los diferentes tipos de ahorro, nosotros recomendamos llevar a cabo ambos, ajustándolos correctamente a los objetivos que tienes planeados. Para tus metas a corto plazo, no está mal practicar el ahorro informal y para planes a largo plazo como el retiro, recomendamos ampliamente usar diferentes métodos de ahorro formal. Invertir en Cetes te permitirá obtener dinero extra para cumplir metas a corto plazo o continuar invirtiéndolo para generar más ganancias. Para el largo plazo, las AFORES sirven para administrar el dinero que servirá para financiar tu retiro. En lo que llega ese momento, tu obtienes un rendimiento que se reinvierte y resultará en más dinero al momento en el que lo cobres.