Guía para el millennial que sí planea llegar a viejo

Cuántas veces no se lee en internet que los millennials son la “generación de cristal” que no aguanta nada. Lo cierto es que a esta generación y las que vienen detrás de ella les ha tocado vivir en un contexto completamente diferente al de los actuales “adultos maduros” y muestra de ello se puede ver en su sistema de retiro, el cual, ya deben tener muy en cuenta.

 

Ojo, no estamos diciendo que los millennials no ahorren. Sabemos los meses que ahorraste para comprar ese teléfono. No nos referimos a ese tipo de ahorros a corto plazo. Recuerda que la realidad sobre el retiro cambió y los millennials deben ahorrar para asegurar su futuro. Si quieres que ese viaje a la playa no sea solo unas vacaciones de autodescubrimiento, sino un plan estable para la vejez, necesitas empezar a ahorrar ya. 

 

¿Realmente lo necesitas?

Digamos que existen las deudas buenas y otras no tanto. Por ejemplo, un crédito hipotecario es una deuda buena, estás adquiriendo un patrimonio a plazo. Pedir un préstamo para adquirir  un nuevo celular o comprar el súper a meses tal vez no sea la mejor opción. Por eso es importante preguntarse si lo que estás pensando adquirir es realmente necesario antes de endeudarte.

 

Organiza tus deudas

Puede que tus deudas actuales sean importantes, tanto que no sabes qué hacer con ellas. Lo primero para salir de estos compromisos es tener un presupuesto al mes designado únicamente para pagarlas. Ya que lo tengas, enfócate en la deuda que es más cara (por la que pagas más intereses cada día que pases sin liquidarla), pero cuidado, no estamos diciendo que dejes de pagar las demás. Simplemente deshacerte de tu deuda más pesada te dará un respiro. 

 

Micro ahorros

Puede sonar cliché, pero hay pequeños gastos en el día a día que si los sumas se llevan una gran parte de tu presupuesto mensual. Haz la cuenta de lo que ahorrarías si llegas a tu trabajo en transporte público en vez de taxi todos los días, si preparas tus comidas en casa en vez de pedir fuera. Simplemente cambia de vez en cuando el café de la tienda carísima por uno que te preparaste en casa en tu termo (además es ecológico).

 

Infórmate

El internet nos ofrece muchas fuentes de información para planificar nuestro futuro, como este blog (de nada), aplicaciones y hasta cuentas de Twitter. Hay una opción para todos, aprovecha las fuentes de información que tienes al alcance de tu mano, literal. 

 

Acéptalo
Aunque hoy YOLO sea tu filosofía de vida, si todo sale bien, llegará el momento en que quieras cambiar tu estilo de vida y no preocuparte cuando la jubilación te alcance (cuando ya no quieras o ya no puedas trabajar). No se lo dejes al tú del futuro, mejor que él te lo agradezca. Piensa en que cada decisión financiera que tomes hoy, te afectará en el futuro, mejor que sea de forma positiva.