Mitos de las AFORES Vol.2

El retiro es un tema tan importante que no es novedad encontrarse con una enorme cantidad de mitos alrededor de él, es por eso que aquí te explicamos de forma clara y sencilla algunos de ellos para que nadie te diga que no entiendes nada. 

Mito: Las AFORES se gastan mi dinero

Piensa en tu AFORE como una herramienta que administra tu dinero. Así es, tú eres el jefe y tu AFORE es el equipo de expertos que te ayuda a hacer crecer todo ese dinero que podrás disfrutar en el futuro cuando dejes de trabajar.

¿Cómo hace una AFORE para generar rendimientos, es decir, más dinero? Todo el efectivo que tú aportas dentro de tu fondo para el retiro se invierte (así es, eres todo un inversionista, ya te puedes empezar a vestir como el señor del Monopoly) en diversos proyectos, todos evaluados por un equipo de expertos para no caer en grandes riesgos y mantener un crecimiento constante.

Mito: La gente que trabaja por su cuenta (los freelance, pues) no puede tener AFORE

Sabemos que hay muchas personas que son fans de ser sus propios jefes y es por eso que deben conocer que también pueden tener una AFORE. Usualmente cuando te contratan formalmente en una empresa, es tu patrón el que se encarga de aportar a tu AFORE, aunque quien debe elegir en qué institución se deposita el dinero, eres tú. Sin embargo, al ser tu propio jefe, toda la responsabilidad recae en ti.

En el esquema tradicional, el gobierno, la empresa para la que trabajas y tú, aportan una cantidad mínima a tu retiro. Adicionalmente, tú puedes aportar algo extra de forma voluntaria. Cuando tú abres tu AFORE como freelance, es decir, como persona que trabaja por su cuenta, te haces cargo de ella, todo el dinero que se invierta vendrá de tu bolsillo.

Mito: Localizar tu AFORE es difícil

El primer desafío con el que se encuentra toda persona que quiere conocer sobre su AFORE es saber si ya tiene una y dónde la puede encontrar.

Si ya trabajaste alguna vez en un empleo formal, ya tienes una. Cuando hablamos de trabajo, nos referimos a que contaste con un contrato que te afilió a la seguridad social -no a que ayudaste en el negocio de tu tío los fines de semana-. Ahí, tu empresa empezó a hacer aportaciones para tu retiro y, si tú no elegiste una AFORE, el gobierno se encargó de asignar tus recursos a alguna de las 10 administradoras que existen.

¿Cómo saber dónde está mi ahorro para el retiro o si al menos ya tengo AFORE? Aquí te van 6 sencillos pasos para encontrarla:

1.- Tener tu Número de Seguridad Social (NSS) o CURP a la mano.

2.- Contar con correo electrónico.

3.- Ingresar la información en el siguiente link.

4.- Sorprenderte de cómo ha avanzado la ciencia al encontrar tu AFORE de forma tan sencilla.

5.- Haz conciencia de que eso es con lo que tendrás que vivir en tu vejez.

6.- Aportar de forma voluntaria para verlo crecer con el tiempo.

Saber dónde está tu AFORE te ayuda a tener mayor control sobre tus finanzas e interesarte en darle un seguimiento permanente. Recuerda que al final de cuentas se trata de dinero que es tuyo, que has conseguido con esfuerzo y que debes recibir llegado el momento de retirarte. 

Mito: Puedes retirarte antes de los 60 años de edad

Tu fondo para el retiro en tu cuenta individual de la AFORE es dinero que estás destinando en tu vida laboral para cuando seas mayor y te quieras dedicar a otra cosa, sin preocuparte del trabajo, porque seamos sinceros, te esfuerzas demasiado y mereces unos años de levantarte hasta las 10 y desayunar todos los hot cakes que quieras mientras ves alguna nueva película de Rápidos y Furiosos o el remake de Parasite.

Lo cierto es que uno de los requisitos para hacer uso del dinero que has juntado en tu AFORE es llegar a la edad de 60 años. Hay ocasiones específicas donde puedes hacer uso de este dinero, tal es el caso de ayudarte con tu matrimonio o en momentos de desempleo. Sin embargo, en esas excepciones no puedes acceder a todo el dinero que has cotizado -piénsalo como un mecanismo de tu AFORE para que tu yo del futuro no se quede viviendo bajo un puente-, por lo que siempre la mejor opción va a ser seguir aportando a tu fondo para el retiro el mayor tiempo que puedas.