¡¿Se acerca el fin de año?! Ahorro de último momento

Es prácticamente un hecho científico que tan pronto como llega agosto, se empieza a percibir el ambiente patrio de septiembre e incluso, de forma descarada, hasta el pan de muerto pisa el acelerador para vestir las vitrinas de las panaderías, y ya ni hablar de las ventas de Halloween y Navidad que cada año parecen adelantarse unas semanas más. Bien, seremos incómodos y haremos LA pregunta: ¿Cómo van los propósitos que hiciste a principios de año? ¿lograste ahorrar?

Si nos miraste feo al leer, no te preocupes, todavía estamos a tiempo de corregir el camino y cerrar el año con la satisfacción del deber cumplido. Ahora te vamos a ayudar a contemplar qué gastos no debes perder de vista de cara a la última parte del año.

Regreso a Clases

Llegar al 31 de julio solo significa algo, ¡las vacaciones de verano se acercan a su fin y el regreso a clases está a la vuelta de la esquina! Para quienes aún estudian o quienes tienen hijos, esto es sinónimo de un gasto fuerte. ¿Qué hacer para ahorrar? Considera buscar promociones en papelería, comparar los precios en línea para todos los libros de texto y encontrar lo más barato. Haz un cálculo de lo que hubieras gastado si comprabas en el primer lugar que buscaste VS lo que gastaste gracias a comparar. La diferencia, inviértela en tu Afore. Listo, ya tienes un ahorro. De nada.

Gastos patrios

Hasta se lee extraño hablar de “gastos patrios”, pero es por lo mismo que usualmente no se contemplan y pueden dañar poco a poco nuestro bolsillo. Las fiestas patrias se prestan para hacer reuniones o asistir a ellas, al menos con una botella de tequila y un guacamole en la mano. Algunos también salen de viaje por el “puente”... Lo que queremos decir, es que casi siempre hay por ahí un gasto mayor al de una semana normal. La clave es no hacerlo todo por impulso, planea y presupuesta lo que vas a gastar. Trata de apegarte a tu plan y no salir de la compra del tequila con una charola de dulces, unas papas y otras dos botellas “por si se ofrecen”. Si te vas de puente, cuida que tu gasto no te endeude. 

Halloween y Día de Muertos

La segunda mitad del año se acaba a mordidas y como buenos mexicanos que somos, nos encanta comer. Las calles se llenan de disfraces y flores como parte de estas dos tradiciones, siendo unos de los grandes protagonistas los dulces y el pan de muerto.

Mientras que algunos no celebran Halloween, otros lo hacen en grande e invierten en su disfraz (o disfraces) y ni hablar de las fiestas en las que los presumen, mientras que por el otro lado, las flores y al altar de muertos unos días después para recibir a nuestros difuntos. Todo esto se suma al gasto hormiga que pocas veces contemplamos pero que siempre usamos.

Considera, esta vez, reciclar el disfraz. Si no puedes, compra alguno que te permita reutilizarlo en el futuro. Lo mismo aplica para tu ofrenda de muertos, hay muchos materiales que se pueden conservar en buen estado y guardar para el próximo año. Así no solo ahorras, también generas menos basura.

Buen Fin

Los días de Buen Fin ya son tradicionales.  Ya no podemos decir que los gastos que hagamos esa semana (o semanas) fueron por sorpresa. Si queremos aprovechar las ofertas para hacer una compra importante, es buena idea pensar desde ahora en qué es lo que queremos, empezar a investigar los costos y comparar. Para que cuando llegue el día, seamos consumidores informados y realmente aprovechemos las ofertas. También podemos aprovechar esos días para adelantar las compras navideñas (aquí si aplica el tarjetazo, porque seguramente para la fecha de pago, ya habremos cobrado el aguinaldo). Sin embargo, para evitar comprar de más o cosas que al final no sirvan, es importante hacer una lista de regalos y compras especiales de la época y apegarte a ella. Si haces esta sencilla acción, te aseguro que habrás ahorrado y te sentirás libre y sin estrés decembrino.

Diciembre, completo. No necesitamos decir más. 

Bueno, sí. Diremos que en diciembre, por ser el mes de mayor gasto y de mayor ingreso, es el mes en el que en realidad es más sencillo lograr ahorros. Todo es cuestión de pensarle y planear. De nuevo, haz listas y presupuestos. Listas de regalos, de eventos, de lo que tendrás que comprar para la cena de navidad o las vacaciones. Limita la cantidad de intercambios y eventos a los que dices que sí solo por compromiso. Di que no. Paga tus deudas, separa de antemano un ahorro importante y empieza el año sintiéndote satisfecho o satisfecha con tus logros. 

Categoría: