Si dejo de cotizar en el IMSS/ISSSTE, ¿qué pasa con mi AFORE?

Si ya no estás cotizando en alguna de estas instituciones seguro estás preocupado por qué va pasar con tu dinero. Primero, tranquilo, tu dinero sigue ahí pero, digamos que está como en el limbo, tienes cierto tiempo y debes hacer ciertas cosas para solicitar tu pensión.

 

Cuando dejas de cotizar por alguna de estas razones, por ley tienes un lapso de tiempo para tramitar tu pensión: 

 

  • Invalidez.

  • Cesantía en edad avanzada.

  • Vejez.

  • Viudez, orfandad o ascendencias que no derive de un accidente de trabajo.

Este tiempo límite es como cuando tu mamá te mandaba a hacer algo, te daba chance una vez, tal vez dos, pero la tercera llamada llegaba junto con la chancla. Para saber cuánto tiempo tienes, por ley debe ser un periodo igual a la cuarta parte del tiempo que cubriste en tus cotizaciones semanales, a partir de la fecha de baja.

Por ejemplo, si cotizaste 1000 semanas, divídelas entre 4, osea 250 semanas. Este será el tiempo en el que podrás solicitar tu pensión. 4 años con 42 semanas, sí se puede.

Pro tip de adulto que se respeta
Solicita una constancia de tus semanas cotizadas y asegúrate que incluya:

 

  • El número total de semanas cotizadas.

  • La fecha de baja.

  • La fecha de vencimiento de tus derechos.

 

Si vuelves a cotizar, estos derechos se renuevan según tu caso: 

 

  • Si tienes menos de 3 años sin cotizar, se actualizarán tus derechos al momento en el que te reinscribas. 

  • Si ya pasaron más de 3 años, pero menos de 6, estos derechos se actualizarán cuando tengas al menos 25 semanas nuevas cotizadas o 6 meses.

  • Cuando pase más de 6 años, deberás cotizar 52 semanas nuevas para tener de vuelta tus beneficios. 

No te preocupes si por x o y te quedaste sin chamba, tu dinero está protegido y si no necesitas retirarlo en ese momento, las cotizaciones se reactivarán al momento que empieces un nuevo trabajo. Tranquilo, tu AFORE te respalda.