Tendrán unos tips de ahorro que me regalen.

“Mijo, haz de cuenta que la mitad de tu sueldo no existe.” - Tu papá

 

Muchos hemos crecido con la idea de que ahorrar significa no tocar tu dinero para nada y dejarlo ahorrado en otra dimensión hasta que ocurra alguna eventualidad. Bueno, esto es en parte cierto, pero es un consejo que no aplica a todo el mundo. 

 

Seguramente algunos de ustedes leerán este artículo y nos dirán “¡Hey, necesito todo mi sueldo para vivir!”, así que les preguntaremos “¿Pero realmente necesitas gastar todo eso para vivir?”.

 

Teniendo en cuenta lo anterior y lo anterior de lo anterior, venimos con un par de tips para ahorrar, completamente gratis.

 

  1. Los gastos fijos son primero: Esos gastos son un compromiso y lo mejor es que no te atrases con ellos. Pagar tus gastos fijos e indispensables para tu vida cotidiana antes que cualquier otra cosa te podrá dar más claridad en lo que realmente puedes gastar, además de que pagar puntualmente te evitará intereses o adeudos que representan aún menos dinero para ti.
  2. Tus ahorros también entran en tus gastos fijos: El porcentaje de dinero que puedas mantener sin tocar depende completamente de tus ingresos, pero aunque sea el equivalente a una caguama banquetera, apártalo antes de gastar en otra cosa. Puedes ponerlo en los apartados de tu app de banco (esa que todos los meses dices que no tocarás) y después depositarlo en un medio formal de ahorro, como tu AFORE. Recuerda que el ahorro debe ser parte de tu presupuesto mensual, no esperes ahorrar sólo si te sobra.
  3. Compara precios: No siempre lo más caro es lo mejor, así que al momento de hacer tus compras, revisa qué producto o servicio te ofrece lo mejor al precio más conveniente. Ejemplo: esa agua en botella de vidrio de $80 te va a quitar la sed igual que esa otra de $18. Comparar es de gente inteligente, no lo olvides.
  4. Arma un plan de gastos y síguelo al pie de la letra: Si ya dividiste tus ingresos en renta, servicios, súper, ahorro y una ida al cine, no los gastes como si fueran renta, 3 idas al antro, una hamburguesa y “a ver cómo pago el agua”. Revisa qué tan bien llevas tu plan y corrige lo necesario, que no te de pena.
  5. Anticípate a tus gastos: Va de la mano con el punto anterior, pero hay gastos que podemos conocer anticipadamente como ese viaje a Acapulco que quieres hacer con tus amigos el próximo puente dentro de 2 meses. Considera ese gasto con tiempo para que puedas guardar gradualmente el dinero que usarás y no te toque balancear entre comer carne una quincena o viajar un fin de semana.
  6. No compres a crédito si no lo puedes pagar: Sí, sí, esa sexy oferta a 18 mesesotes sin intereses es muy tentadora y te está guiñando el ojo, pero antes de que pongas todos los datos de tu tarjeta de crédito, detente, cuenta hasta diez, respira hondo y piensa si podrás pagar cuotas todos los meses durante 18 meses y si lo que compres va a durar más que el tiempo que tardarás en pagarlo!

Ahora tienes 6 prácticos y gratuitos consejos que el bolsillo de tu “yo” del futuro agradecerá. $1000 que no gastaste hoy, son $1000 + rendimientos que pueden echarte la mano mañana.